Tuesday, 13 November 2018

En educación, mucho por hacer (RAPREY,J)



Para este 2018 se tiene previsto un crecimiento de 4% del PBI y se tiene expectativas de tendencias favorables que aliente la estabilidad económica en los próximos años; pero evidentemente esta situación se debería por lo obtenido en  las principales actividades productivas, exportadoras y la recaudación de impuestos, entonces es preciso darse cuenta que no siempre vamos a “vivir” de eso, por lo que hace falta más atención en el capital humano.

La forma más idónea de impulsar el capital humano, es a través de la educación en todos sus niveles, esa misma educación en la que estamos en los  últimos  puestos a nivel regional y  mundial, lo que es claro reflejo de nuestra baja competitividad e innovación, que nos está llevando a seguir dependiendo de las actividades económicas tradicionales.

La educación en el Perú es una de las claves para el desarrollo, ese desarrollo que hemos visto frustrado durante años a causa de muchos factores, que se resumen en la incapacidad del gobierno de poder administrar de la mejor manera los recursos del estado y las malas tomas de decisiones conjuntamente con políticas publicas mal implementadas que han hecho de no podamos salir de la situación en la estamos, donde existe un brecha inmensa entre la educación privada y la estatal.

Durante décadas se han hecho intentos de cambiar la situación, muchos de estos sin resultados de impacto, por lo que hasta hoy no se observa una verdadera reforma educativa, sino que se está avanzando de a pocos, aumentando el presupuesto, aumentando los salarios a los profesores y tratando de implementar un nuevo currículo escolar.

Para año  2018 el presupuesto para educación fue de  S/27,430 millones, con una participación del 17.5% en el presupuesto público 2018, mientras que para el 2019 se tendrá un aumento, llegando a S/ 30,628 millones (3.8% del PBI), con una participación del 18% del presupuesto público aprobado; cifras que en conformidad al crecimiento del país se  debería ira aumentado ya que aún estamos muy atrás de otros países de la región que tienen un crecimiento favorable como Brasil (6.1% del PBI) y Bolivia (7.6 del PBI).

Además se tiene previsto el aumento del salario a los profesores que para el 2019 sería de S/2,200 y la resolución del debate del nuevo currículo escolar, que debería de replantearse por los conflictos que ha generado, adicional a esto será clave la lucha contra la informalidad en los colegios privados, por lo que el MINEDU buscara implementar un reglamento que regule y exija condiciones básicas para su funcionamiento (calidad de enseñanza, infraestructura, etc.) similar a lo que exige SUNEDU a las universidades.

Todas estas disposiciones serán favorables, aunque también no se debe dejar de lado la infraestructura de los colegios, principalmente de las zonas rurales, asimismo impulsar a la par el sector salud y continuar la batalla contra la anemia, parece no muy complicado  pero no se podrá mejorar nada si como sociedad no mejoramos, una sociedad donde la familia retome su papel fundamental de primera escuela y así transformar para bien las futuras generaciones, para llegar a donde queremos como nación, como país.