Tuesday, 23 October 2018

Reducir pero no “parar”

Image result for la industria del plastico en el peru


Hoy en día vivimos la “era del plástico”,  en donde la producción ha intensificado la elaboración de productos sintéticos en base al plástico, llegando a reemplazar en muchos casos a la producción en base a metales, madera o vidrio por ejemplo, esto porque la elaboración de productos plásticos es menos costosa y por tanto se obtienen mayores ganancias, por lo que es atractiva para las empresas en invertir en esta industria.

Pero además de las alternativas para el consumidor y la posibilidad de satisfacer sus necesidades pagando un menor precio, están los problemas que esta industria ha generado, principalmente por la mala administración de los residuos producidos que crecen a la par con el crecimiento de la industria, provocando índices preocupantes de contaminación.

Es por eso que se busca regular esta industria, que los últimos años en el Perú ha ido en crecimiento generando puestos de trabajos a más de 250 mil personas, logrando un PBI del plástico de 3,000 millones de soles, a pesar de que el 50% de la producción de bolsas de plástico, es informal, además resalta la significativa producción de tecnopor, que según en el 2017 se obtuvo un valor bruto de producción de 217.5 millones de soles.

En el caso del tecnopor se está intentando implementar una ley en el Congreso que prohibiría su uso, hecho que no se sería aplicable de la noche a la mañana, por lo que si se llega aplicar esta ley se necesitaría algunos años para que las empresas se adecuen a la nueva norma y poder evaluar lo que mejor les convenga en esas circunstancias.

Así como con el tecnopor se están probando medidas de prohibición de otros productos como los sorbetes o las bolsas no biodegradables, medidas un poco desesperadas y con poca consideración de los efectos que causaran en la economía, porque es cierto que urgentemente se necesita reducir los niveles de contaminación por los residuos plásticos, también es cierto que esta industria genera ingresos en la economía peruana y por tanto no sería prudente detener bruscamente la producción, sino analizar alternativas donde los efectos sean lo más favorable posible para los involucrados.




José Gerson Raprey Salas
Columnista Invitado