Monday, 13 March 2017

¿Qué es mejor para la Economía Peruana, un Sol fuerte o uno débil? [MARTIN, José-Manuel]

Jefe de Estudios Económicos
Lima, Marzo de 2017.

I.- INTRODUCCIÓN

Un reciente artículo del economista Greg Mankiw, comentó sobre una importante pregunta que le hizo el Presidente de EEUU, Donald Trump,  a su asesor presidencial: ¿Qué es mejor para la economía, un dólar fuerte o un dólar débil? Ello, me hizo recordar que el debate sigue vivo, pero la práctica y la econometría permite dar mayores alcances al respecto. 

La teoría más básica sugiere que un tipo de cambio menor (es decir una moneda local más fuerte) apoya a los importadores, pues los bienes que adquirirán para revender serán más baratos en términos de soles, mientras que afectará a los exportadores pues los productos serán más caros en el mercado internacional, asumiendo que los precios de venta en soles serán los mismos. 


II.- PRECISIONES AL MODELO.-

Sin embargo, algunas precisiones pueden hacerse:

1) Debe recordarse que los importadores no necesariamente compran bienes de consumo directo, sino también bienes intermedios que serán revendidos en la economía. Esta reventa puede ser en dólares o en soles (aunque oficialmente, todo debería ser en moneda nacional). 

Por ejemplo, A importó X bienes a un precio USD 100,  con un tipo de cambio de TCt=3.2, el cual acaba de bajar de 3.3.  Esto quiere decir que A se ahorró 0.1 soles por cada dólar, asumiendo que el precio del exportador del otro país, no ajustó sus precios ante esa caída del dólar. 

Pero si esta persona ha destinado vender esos bienes, esa reventa tendrá una pérdida de 0.1 por dólar, si es que las vende en soles y no en dólares, dado que tendría que recibirá 320 soles y no 330 soles. Lo anterior reducirá sustancialmente el impacto del tipo de cambio en el importador. 

No obstante, dado que los importadores, como cualquier empresa, tratarán de minimizar las pérdidas, tendrán dos opciones. a) Vender en dólares, los cuales serán cambiados cuando el TC sea mayor a 3.2 ó conservados para la siguiente compra cubriéndose del riesgo de tipo de cambio, ó b) Vender en soles pero a un tipo de cambio arbitrario mayor a 3.2.

2) En cuanto a los exportadores, una caída del tipo de cambio les puede afectar. Por ejemplo, si mantienen sus precios fijos en soles, entonces una caída del tipo de cambio, hará que el precio en dólares sea mayor, haciendo menos atractivos sus productos en el mercado. Pero si sus precios en soles son flexibles, la caída en el tipo de cambio puede representar menos soles para ellos. En ambos casos, los exportadores pierden. 

La solución para compensar esta pérdida será en el mercado local, en este caso a nivel de costos. Asumiendo que optaron por precios flexibles, existirá una pérdida, digamos de 0.1 por dólar, la cual podrá ser compensada comprando insumos en dólares (generalmente importados) o bien pagando en dólares a sus proveedores, cubriéndose también del riesgo de tipo de cambio. 

Este análisis permite identificar hasta cuatro niveles de impacto del tipo de cambio: a) Nivel de oferta/demanda potencial, b) Nivel Transaccional, c) Nivel de Costos y d) Nivel de reventa (para los importadores). 

Por tanto, no todo es blanco y negro en el análisis del tipo de cambio, las exportaciones y las importaciones, por lo que existen efectos netos adicionales los indicados en la teoría básica. 

Considerando ello, a continuación se analizará que ocurrió realmente en la economía peruana. 

III.- TIPO DE CAMBIO, EXPORTACIONES E IMPORTACIONES EN LA ECONOMÍA PERUANA.-





Este análisis empírico sugiere que un incremento del tipo de cambio afecta a las exportaciones más que a las importaciones (aunque con un impacto menos estable), por lo que en términos netos podría esperarse un caída de la balanza comercial o un aumento del déficit comercial, según el caso. Al respecto, se presenta el siguiente gráfico.



Además de la inestabilidad inherente a cada una de las variables, también debe observarse que la volatilidad de las importaciones no necesariamente "calzará" con la de las exportaciones, con lo cual el saldo neto será aún más volatil. Lo anterior permite presumir que un modelo de volatilidad sería más adecuado que uno autoregresivo simple. 



De otro lado, debe recordarse que el tipo de cambio no es una variable totalmente exógena, dado que es estabilizada por el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), lo cual la hace ligeramente o moderadamente endógena. Esta teoría podría ir incluso más allá y podría decirse que no es el tipo de cambio el que determina el déficit comercial sino al revés, como lo podría sugerir un test de granger. 


IV.- CONCLUSIÓN

Para responder a la pregunta planteada inicialmente, apoyada con un análisis empírico, un sol fuerte (tipo de cambio bajo) parece ayudar tanto a las exportaciones como a las importaciones, aunque el impacto no es simétrico ni lo suficientemente estable. No obstante, un sol fuerte parece apoyar mucho mejor a la balanza comercial, durante el período de estudio. 

Obviamente, los resultados en la economía norteamericana pueden ser diferentes, pero a nivel de la economía peruana, resulta más conveniente tener un sol fuerte que uno débil. Ello se ha observado en el periodo de estudio, cuya mayoría de meses ha tenido un dolar a la baja, a excepción de la crisis y la recaída en los años 2008 y 2012 respectivamente. 

No obstante, la política monetaria actual hace dudar sobre la verdadera exogeneidad del dólar, ante lo cual podría ser en realidad endógena, derivada de la balanza comercial, tal como lo sugiere el Test de Granger. Así mismo, el hecho que la mayoría del período de estudio, de consolidación del modelo económico peruano posterior a los años 90, puede generar algún sesgo en cuanto a la información analizada, si lo que se desea es establecer una regla general. 

Sea como fuere, si se trata de un gobierno averso al riesgo, lo más seguro es permitir que el dólar se deprecie (o que el sol se aprecie) de modo que se favorezca las exportaciones, las importaciones, la balanza comercial y el volumen del comercio en general. Y si en el proceso, puede ayudarse a ajustar dichas caídas del dólar o a limitar las subidas bruscas del mismo, mejor.